Cargando.
Espere unos segundos.

menú

BLOG

Viviendo como un Diseñador

Jean Franco es Diseñador Gráfico (recibido en la Spilimbergo). Hoy trabaja como dibujante de historietas, realiza ilustraciones y diseño conceptual de personajes, colabora en proyectos editoriales independientes, es dibujante de la tira autobiográfica “La Conquista”, miembro y diseñador de la Revista de Historietas “CULIAU!”, y además es docente. En La Lumière, da clases de los cursos de Diseño Gráfico, Ilustración: diseño de personajes, y está a cargo de enseñar el contenido de Diseño Gráfico del curso de Apoyo para rendir el examen de ingreso a la Spilimbergo.

Antes de hacer y ser todo esto, Jean Franco pasó por la Spili. Para el, una de las ventajas que tiene la institución es que está ubicada en Ciudad de las Artes, ya que abre la posibilidad de relacionarse con estudiantes de todas las carreras. También le sirvió mucho tener horarios fijos, como en el secundario, ya que la adaptación no fue tan abrupta como ocurre con otras unidades académicas.

Hoy el ingreso es más restringido, y opina que esa situación se da en un contexto en el que la carrera de Diseño Gráfico tiene menos prejuicios y es más conocida, por lo tanto lamenta que no puedan ingresar todas las personas que quieran hacer Diseño, pero al mismo tiempo reconoce que ese esfuerzo que se hace para poder entrar hace que se valore mucho más ese logro. En ese sentido, uno de los puntos más positivos de realizar el examen, es que el contenido que se debe estudiar sirve para tener una idea de cómo es en general la escuela, ya que son temas y autores que se repiten durante toda la carrera.

Además, considera que la Educación Pública “es sumamente necesaria”: por un lado, por una cuestión económica; en ese sentido, la Educación Pública ofrece cierta elasticidad al ofrecer la posibilidad de realizar varias carreras sin necesidad de realizar una inversión económica (exceptuando materiales). Por otro lado, en las unidades académicas públicas, el estudiantado es mucho más variado y eso enriquece a todas las carreras.

El consejo que te da Jean Franco a vos, que estás dudando y no sabés bien si querés estudiar Diseño Gráfico, es que investigues las áreas en las que te podés desenvolver. “Son muchísimas las ramificaciones que tiene la disciplina del Diseño Gráfico. Ignorarlas desmotiva.” Agrega que no te quedes con el prejuicio de que vas a diseñar logos por el resto de tu vida, porque el Diseño Gráfico es mucho más que eso. Si te gusta dibujar y te interesa el dibujo, vas a encontrar un montón de herramientas en el Diseño Gráfico que te van a servir en tu futuro como profesional.

 

 

Fuimos a conocer su espacio, al que nos dejó entrar a pesar de su personalidad reservada y de bajo perfil.

Es muy ordenado, algo obsesivo con los detalles, y entre sus posesiones hay desde pequeños muñecos hasta libros que son verdaderas obras de arte, como Building Stories (Construyendo Historias), de Chris Ware, ilustrador e historietista estadounidense contemporáneo. En esta increíble novela gráfica, el artista explora la variedad de formatos en los que se puede presentar una historieta: 14 soportes diferentes contenidos dentro de una caja diseñada exclusivamente para tal fin son el resultado de una década de trabajo.

Una de las primeras preguntas que le hicimos a Jean fue sobre su método de trabajo. Cuando comenzó, dibujaba a lápiz y luego entintaba con tinta china y pincel. Después conoció la tableta digital, pero el traspaso no fue inmediato: seguía dibujando a lápiz, luego escaneaba y realizaba el entintado digitalmente. Ahora todo el proceso es digital, y trae ventajas como ahorrar tiempo y recursos (hojas, tinta, escaneo, etc.).

De todos modos sigue dibujando a mano para divertirse, y aclara que en su caso realizar su trabajo digitalmente suma, ya que su estilo de línea gruesa y fría, como el mismo lo define, queda mejor ilustrado de esa forma. Por otro lado, dice que “si un artista trabaja más con tramas o hace algo más detallado o pinta con acuarelas, tiene que ser a mano, porque es más genuino el trabajo”.

Lo que menos disfruta de su trabajo es que muchas veces el cliente “no tiene idea de lo que es el Diseñador Gráfico”, y ese desconocimiento lo lleva a pedir soluciones equivocadas. A veces es necesario educar al cliente, pero llega un momento en el que podés permitirte seleccionar a los clientes con los que querés trabajar, nos dice, siempre tranquilo.

Como todo artista, a veces sufre el famoso bloqueo. Le preguntamos cómo lo maneja, y su recomendación es “tener proyectos tuyos, independientes, que sean completamente por hobby y que los disfrutes, en paralelo a los proyectos profesionales”. De esa manera es posible crear sin las presiones laborales y descomprimirse.

Hablando de proyectos personales, junto a 2 amigos desde el 2010 lleva adelante “Culiau!”, revista de historietas humorísticas. Comenzaron a hacerla bajo la consigna de que, sin importar el género que produzca cada uno, los personajes y las historias debían transcurrir y desarrollarse en Córdoba. Se publica anualmente, y está por salir el número 7. Individualmente, publicó “La Conquista”, una historieta autobiográfica.

También tiene una colección de estampillas muy interesante. De chico recortaba las estampillas de los sobres y las guardaba: le daba un poco de tristeza tirar esas “pequeñas obras de arte”, según sus palabras. Cuando su papá lo vio, le regaló la colección que el había comenzado a construir en su juventud, para que Jean la continuara. Así comenzó su interés por las estampillas, que no pasa por catalogarlas o por el valor que tengan adjudicado, si no por “el tipo de impresión, el uso de los colores, la composición en un formato tan pequeño”, explica entusiasmado.

Seguimos hablando y le preguntamos qué es lo que más le gusta de su trabajo. Sin dudarlo, respondió “la libertad a la hora de emprender un proyecto”, y que además está bueno cuando el cliente ya te conoce, entonces sabe cuáles son tus habilidades y también tus debilidades, y sabe qué pedirte, qué esperar de vos.

Antes de irnos, como somos curiosos, quisimos saber qué personaje de ficción sería si tuviera que elegir uno. Después de reírse, contestó que, más que elegir “ser”, siempre le gustó y se sintió identificado con Rocko, el protagonista del dibujo animado “La vida moderna de Rocko”. Se trataba de un canguro pequeño que vivía con su perro, se juntaba con sus amigos y trabajaba en una comiquería. A su vez, dijo que le gustaba el hecho de que el artista, el creador, reflejaba cuestiones como críticas sociales en un programa para chicos.

Con Jean Franco vas a aprender todo lo que necesitás sobre el Diseño Gráfico para entrar y cursar en la Spilimbergo. Si querés más info, hacé click acá